Contratar
Imagen no disponible

10 hábitos altamente corrosivos que envenenan la creatividad

Anónimo

2016-05-16 00:00:00
1.      La monotonía:
No tengas miedo de romper con tus viejas costumbres, haz cosas nuevas, conoce lugares nuevos y emprende nuevas actividades. Si sales de tu zona de confort para crear nuevas ideas, todas las experiencias acumuladas serán una inagotable fuente de inspiración para ti.

2.      La desconfianza en uno mismo:
Este es uno de los peores enemigos de la creatividad. Quítate el miedo y deja que las ideas acudan a tu encuentro. Cuantos más desafíos asumas, más tendrás que ejercitar tu cerebro y más fuerte se hará, así como su creatividad.

3.      El miedo al fracaso:
No pierdas el tiempo pensando que no puedes hacer una cosa, simplemente ponte en marcha e inténtalo. Aunque te equivoques, habrás aprendido valiosas lecciones que te servirán después.

4.      Las excusas:
No te rompas el coco buscando excusas para no hacer cosas, esfuérzate en buscar motivos para hacerlas. Si buscas excusas constantemente para no hacer algo nuevo, rechazar de pleno la inspiración y todas sus cosas buenas.

5.      Los secretos:
No guardes tus ideas, compártelas con tanta gente como puedas y todos saldréis ganando. Las ideas que se exponen al contacto con varias personas crecen mucho más fuertes que si se quedan en su propia burbuja.

6.      La apatía:
Si te importa poco lo que tienes entre manos, es difícil que nazcan nuevas ideas. Si pones toda tu pasión en lo que haces, la inspiración acudirá a tu encuentro con mayor facilidad que si te agarras a la apatía.

7.      El ego:
En la creatividad la ausencia de ideas es muy dañina, pero también lo es el exceso de confianza. Si tienes demasiado ego, te dejarás de esforzar para hacer las cosas de mejor manera.

8.      La falta de concentración:
Si no tenemos claro dónde queremos llegar, es obvio que inevitablemente entorpeceremos nuestra creatividad. No ponernos límites, aunque parezca mentira, debilita nuestra capacidad creativa. La presión (en su justa medida) es mano de santo para la creatividad.

9.      La falta de práctica:
La creatividad es un músculo que hay que ejercitar. Si no la ponemos a punto, terminará quedándose tarde o temprano atrofiado. Dedica al menos media hora al día a engendrar nuevas ideas.

10.  La negatividad:
Podemos tener en nuestro interior negatividad, pero también está en quienes nos rodean. Hay muchas personas negativas que “chupan” nuestra creatividad como si fueran vampiros. Evita compartir tus ideas con este tipo de personas y rodéese en su lugar de gente positiva.


Fuente: http://www.marketingdirecto.com/
 
Volver a blog

Usamos cookies. Si continuas, aceptas el uso de cookies. Más información

Acepto