Contratar
Imagen no disponible

Porqué hacer Inbound Marketing y cómo comenzar

Anónimo

2017-06-19 00:00:00
Si llevas semanas escuchando este concepto pero todavía no sabes como funciona y, lo mejor de todo, cómo llevarlo a cabo, ¡esto te interesa!
 
Una nueva forma de llegar a tus potenciales clientes
 
Piénsalo por un momento: ¿qué efecto tienen en ti los anuncios tradicionales y las campañas de publicidad más agresivas en los medios? Es comprensible que no quieras generar esa misma sensación en tus clientes... Ahora imagina que tu negocio es como esa marca atractiva que te genera confianza y es tan competente que para ti representa la mejor opción en su sector. Es diferente, ¿verdad?
 
La propuesta del inbound marketing se caracteriza exactamente por este aspecto. Dar la vuelta a la situación, seducir y atraer a tus potenciales clientes para que ellos sean quienes te busquen y te valoren. 
 
Volvemos a esa marca que tanto te gusta. Es probable que ella también haya logrado conquistar tu confianza e interés gracias a un plan de inbound marketing. Pero a lo mejor se trata de una multinacional con su propio departamento de marketing y especialistas del sector. Tu empresa sigue siendo una pyme y aún cuenta con pocos clientes.
 
Pero, ¿quién dijo que el inbound marketing es exclusividad de las grandes empresas y multinacionales? A continuación, te explicamos por qué y cómo puedes aplicar esta nueva estrategia en tu pyme. 
 
¿Por qué debería empezar a hacer inbound marketing?
 
Una de las grandes ventajas del inbound marketing consiste en dar la posibilidad a empresas grandes y pequeñas de competir en mayor igualdad de condiciones, independientemente del tamaño de su presupuesto.
 
Es más, no necesitas tener una plantilla con más de 100 empleados para poner en marcha un proyecto de inbound marketing que genere buenos resultados. Y es que, en el inbound marketing, la clave está en la capacidad de entender a tu buyer persona. En otros términos: tener muy claras las características, las necesidades y las exigencias de los clientes a los que quieres atraer.
 
Otro punto a tu favor es la lógica de posicionamiento de resultados utilizada por Google que, por suerte, no va en función de tu número de empleados o tu facturación. En este entorno, si generas contenido de calidad y bien optimizado alrededor de palabras clave, tienes  más posibilidades de salir en los primeros resultados y empezar a captar tráfico de forma orgánica.
 
Además, los registros conseguidos con técnicas de inbound serán de mucha más calidad comparados con los resultados de acciones de marketing tradicional. En el primer caso, como los contactos han llegado a tu empresa por interés, serán mucho más propensos a convertirse en tus clientes. 
 
¿Cuánto me va a costar?
 
Llegamos al punto que estabas esperando: ¿cómo de caro es esto del inbound?
 
Lo cierto es que la inversión necesaria es mínima, solo necesitas: Un blog o sección de noticias en tu web, algo de tiempo para crear contenidos y ¡un poco de paciencia!

Una vez tengas definido el buyer persona para tus servicios y/o productos, empieza a generar contenido de valor entorno a sus intereses. 
 
Para una estrategia más completa, también necesitarás un software de automatización de marketing, imprescindible para captar registros y trabajar para que se conviertan algún día en tus clientes. 
 
Respecto al tiempo, hay que recordar que los resultados de una estrategia inbound no son inmediatos y suelen tardar entre 3 y 6 meses. Durante este período es importante ser constante y no perder el foco. Cada vez los resultados serán mejores y el esfuerzo tendrá su recompensa. 
 
Una estrategia sostenible a largo plazo
 
Las acciones de marketing de tipo tradicionales, que puedes desarrollar en plataformas como Google Adwords o Facebook Ads, te permiten ver resultados más inmediatos. Aunque ten en cuenta que los clics ganados en cada campaña son la consecuencia directa de tu inversión, no del interés despertado en tus clientes. Por eso, es fácil perder dinero si luego no se realiza la conversión de esos clics en contactos de la base de datos (leads) o clientes.
 
Con una estrategia de inbound marketing, en cambio, no pagarás por ningún clic. Estarás realizando una inversión en diversos activos que van a dar resultados de forma sostenida y sostenible en el tiempo:
 
  • Contenido: todos los posts, ebooks, whitepapers, casos de éxito y vídeos reforzarán la imagen de tu empresa como experta en el sector.
  • Tráfico orgánico: todo el contenido que consigas posicionar en los resultados de búsqueda te irán aportando cada vez más visitas orgánicas.
  • BBDD: a medida que vayas convirtiendo estas visitas en contactos, tu base de datos cada vez será mayor y tendrá más información (¡y muchos registros de potenciales clientes!).
  • Comunidad: todo el contenido que hayas creado y vayas difundiendo irá creando poco a poco una comunidad de suscriptores a tu blog y seguidores en redes sociales. De esta forma generarás branding y reputación.

Poner en marcha una estrategia de inbound marketing, como has visto, es perfectamente viable para una pyme. Aunque no permita obtener resultados visibles desde el primer momento, es una metodología que puede resultar muy efectiva a medio y largo plazo, ayudándote a conseguir nuevos clientes y aumentar la visibilidad de tu marca. 
 
Recuerda que conocer bien a tu buyer persona es un factor fundamental para construir las bases de una estrategia de inbound. Por eso, si crees que el inbound marketing es la técnica para ti, no tengas prisa en pasar a la producción de contenidos. Dedica el tiempo necesario para preparar tu plan y define tu buyer persona con riqueza de detalles. De esta forma será más fácil detectar sus necesidades y generar contenido de calidad.
Volver a blog

Usamos cookies. Si continuas, aceptas el uso de cookies. Más información

Acepto